Acuerdo de renuncia a acciones judiciales

Renuncia a la acción judicial

Ha salido la reciente Sentencia de la Audiencia Provincial de Soria 85/2020, de 20 de septiembre, donde se trata la validez de los acuerdos de renuncia a las acciones judiciales que, en ocasiones, el banco incluye en los contratos

Una clienta del Banco Santander acude a su oficina habitual y en ella, tras unas amigables charlas con su agente de confianza, termina contratando bonos subordinados; resultado, ha perdido toda su inversión. Quiere interponer las oportunas acciones judiciales para recuperar su dinero. Sin embargo, observa el contrato y reconoce una cláusula en la que se indica que renuncia a las acciones judiciales ¿Es válida esta cláusula? Esto es lo que nos va a responder la sentencia ¡Vamos allá!

¿Qué debe cumplir la renuncia a las acciones judiciales para ser válida?

En primer lugar, el acuerdo de renuncia a acciones judiciales ha de estar recogida en el contrato, y debe expresarse de forma clara, terminante, inequívoca y sin condicionante. En el caso concreto, nos encontramos que el contrato tenía graves deficiencias de información. Por ejemplo, faltaba especificar los riesgos que cada parte asumía, es decir, lo que los bancos no te suelen contar; los peores escenarios posibles. Dado que la clienta firmó el acuerdo sin conocer los riesgos reales, dice la sentencia, no puede…

entenderse que nos encontramos ante una verdadera renuncia de derechos futuros, cuando no ha comprendido, entre otras cosas, porque le faltaban datos, cuál era la cantidad perdida de inversión

En definitiva, la renuncia ha de ser clara, terminante, inequívoca y sin condicionante, y podemos entender por lo expresado antes que, el cliente, para poder renunciar a la acción judicial -aún tratándose, a nuestro juicio, de un derecho indeclinable- debe conocer en su totalidad las obligaciones, riesgos y responsabilidades que derivan del contrato. De modo que, al renunciar a derechos que su ejercicio se proyecta hacia el futuro, debemos entender que debe conocer en el presente lo visto antes para que la eventual renuncia sea válida. Huelga decir que también debe conocer la cláusula de renuncia a las acciones judiciales.

La buena fe y principio de equilibrio entre las partes

En el caso concreto de la Sentencia, nos encontramos con que el banco, ya en el mismo día que se iba a celebrar el contrato, era conocedor de la pérdida que iba a sufrir su cliente, siendo así que le hizo firmar la cláusula de renuncia frente a una eventual, o mejor dicho segura, reclamación judicial.

Esto implica contravenir el principio de buena fe contractual, principio que debe presidir toda contratación. En ese sentido la Sentencia nos dice:

Es evidente que no concurre buena fe en la actuación de la entidad bancaria. Poco antes del vencimiento del contrato, y con el conocimiento que la cliente iba a perder la totalidad de la inversión realizada (20.000 euros), y ante la eventualidad de una más que segura reclamación judicial, hace firmar al cliente, un depósito a plazo fijo, donde éste invierte una cantidad de 93.000 euros

A la vista de las pérdidas sustanciales que iba a sufrir la cliente, y la reclamación judicial que con toda seguridad iba a interponer profuturo, el banco le hace firmar la cláusula de renuncia a la acción judicial, contraviniendo, por lo tanto la buena fe.

Por otro lado, el principio de equilibrio entre las partes también se ve vulnerado. El único y enteramente beneficiado por dicha cláusula es el banco, dado que recibe un blindaje con el cual no cuenta la otra parte. En definitiva, la cliente asume todos los riesgos.

Finalmente, para que la renuncia a la acción judicial sea válida, se requiere que sea clara, inequívoca, terminante y sin condicionante. También se requiere un diligente cumplimiento del deber de información por parte del banco. Y, por último, una negociación donde se respete el principio de buena fe y que, como resultado, dé un equilibrio entre las partes.

Si te ha gustado esta entrada, quizás también te interese Inviolabilidad del domicilio social de la empresa

En Santiago de Compostela a 7 de octubre de 2020

Aleidas abogados

Manuel Yugueros abogado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *